Como salir el suyo en ingles, con mas alegría y menos estrés.

Imagina que tu inglés fuera un avión: Ya veras como vuela cuando te liberas de todos los objetivos extra que se han convertido en cargas pesadas, llegando a tu destino (“fluency”) mucho más rápido.

Dicen que el inglés es el gran tema pendiente de este país, o por lo menos para los con cierto nivel educacional o ambición profesional. ¡Pero vaya frustración! Llegamos con bastante facilidad a cierto nivel donde allí nos encontramos estancados sin avanzar más. ¿Y porque? Parte de la culpa lo tienen las aulas impersonales, el contenido que nos aburre, y el estrés de los famosos exámenes que por escasez en el currículum nos hace sentir como verdadero fracasos. Por otra parte, siempre he dicho que falta una reevaluación del porque y del como aprendemos idiomas, y esa reevaluación tiene que ser por parte del individuo, que piense en su mundo y lo que le aporta el idioma. A partir de ese momento, a fijar unos objetivos y rechazar otros. ¿Y el cómo? A continuación…

Elige tú los objetivos, no los demás  

Hay que señalar que el primer objetivo de cualquier empeño en el tema de los idiomas tiene que ser mejorar tu calidad de vida. Si aprender el inglés te resulta estresante, frustrante, o negativo o en algún aspecto, obviamente tu cerebro no se convertirá en colaborador productivo, sino se bloqueará y se apagará.  Al contrario, si aprender es un placer y te abre puertas a un nuevo mundo en el que quieres participar, ¡a toda máquina! Después de este objetivo primordial que no se puede escapar, la elección es siempre tuyo.

No hay que encontrarse en la trampa de que otros deciden por ti lo que quieres conseguir en cuanto al inglés: no un libro de texto ni una prestigiosa universidad británica (con cierta reputación en el tema de exámenes), y tampoco el departamento de recursos humanos de tu empresa y ni siquiera tu propio profesor pueden determinar lo que es importante para ti aprender.

Hablar como un nativo puede ser un objetivo para algunos, pero no es imprescindible para la mayoría, y sentirse mal porque la industria te pone la etiqueta de “intermedio” es una injusticia enorme que ignora que nuestros objetivos no se determinan siempre con escalas. Lo más importante es siempre que tú seas cómodo con tu propia capacidad de entender y expresarte en el mundo en la que quieres participar.

No esperas que alguien lo personaliza – ¡personalízalo tú!

No es preciso aclarar que aprender las bases es necesario para todos alumnos de un idioma, pero tampoco vas a ser un fracaso total en inglés si no sabes la diferencia entre “pea” y “peanut”, o todos los colores del arco iris, y tampoco si no dominas bien los famosos gerunds o todos los phrasal verbs. ¡No puedes ser experto en todo! Y mucho menos al principio o incluso al punto medio de conseguir tu objetivo.

Pero si la personalización se ha vuelto una palabra de moda, dentro de la industria de idiomas el modelo de negocio es todo el contrario – enseñar a grandes públicos el mismo contenido, en casi siempre el mismo orden. ¿Pero no somos todos iguales, verdad? Entonces hay que personalizarse su aprendizaje por uno mismo.

Hay que establecer cuáles son tus objetivos pero también cuales no lo son. Y que nadie te dice que tu “x” (cualquier aspecto de tu uso del idioma) no está a la altura, porque ya has decidido que para ti, en este momento, no tiene importancia. Si tu inglés fuera un avión, veras como vuela cuando te liberas de todos los objetivos extra que se han convertido en cargas pesadas, llegando a tu destino mucho más rápido.

Pero tenemos que personalizar nuestro aprendizaje aún más, porque no vamos a ser autentico en el nuevo idioma si hemos aprendido un contenido decidido por otros. En ese sentido, poco útiles eran las clases de inglés o francés que se centraban en la cultura británica o francesa, que ignoraban por completo el alumno, su experiencia, sus conocimientos y  sus propios sueños.

Para evitar la trampa de la monocultura idiomática, te presento aquí un consejo: Mientras estudias, céntrate en temas que ya te interesan e  investigas cómo puedes participar en ese mundo in English, sin olvidar que hablar solo consta una parte de tu nuevo reto. El mundo online ha hecho mucho más fácil esta posibilidad. A través de videos en YouTube, los blogs, revistas y chats, ya puedes sumergirte en un mundo que ya entiendes y que te fascina, pero en el nuevo idioma, y lo más importante – a tu ritmo.

Que seas friki de los relojes vintage, de derechos humanos o de Marie Kondo, hazte el objetivo que podrás participar un día en el mundo de tu afición en inglés, al principio online y luego en directo a través de un taller de Meetup, un viaje relacionado a tu interés, o simplemente hablando de el con tu profesor. Ya verás como la motivación de participar en un mundo que te fascina te empuja a aprender el resto (la gramática, vocabulario, etcétera) de modo más natural, más eficaz, y con más alegría.

Asi que, ¡ponte las pilas! y tomate la iniciativa de decidir cuáles son tus propios objetivos y a través de cual mundo los vas a conseguir. Good luck!

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close